¿Qué beneficios tiene el pago a 30 días para las pequeñas y medianas empresas y los contribuyentes?. Fue modificada y aún es letra muerta.


La ley 21.131 o mejor conocida como “Pago en 30 días”, otorga nuevas obligaciones y derechos para pequeños, medianos y grandes contribuyentes, sean personas naturales o empresas.

El 16 de mayo de 2019, entró en vigencia la ley 21.131, cuyo propósito es la reducción del período de pago a las pequeñas y medianas empresas a 30 días. Existen diversos casos externos, en donde el proceso de pago a las PYMEs se ve afectado o retrasado, por lo que dichas indicaciones apuntarían a dar seguridad en que la liquidez de estas se verá menos afectadas por fallas administrativas, digitales, cláusulas abusivas, entre otros.

Esta, ha traído problemas para el parlamento y el gobierno en general, principalmente por las dudas que siembra el tratamiento de los intereses y comisiones ligados a los pagos fuera del plazo.

Finalmente, la ley de “Pago a 30 días” es de aplicación general, sin importar de qué tamaño es la empresa o a qué tipos o sectores pertenece la organización. Esto tiene como propósito potenciar la eficiencia en las operaciones de pago, emisiones de documentos mercantiles y mejorar la liquidez de las pequeñas y medianas empresas.

La aplicación de esta ley siembra cierta incertidumbre en si su espíritu podrá aplicarse de manera transversal a todas las entidades. ¿Será esta nueva normativa un “disuasor” de malas prácticas por parte de, por ejemplo, grandes empresas para con pequeños contribuyentes, o será un gasto tributario extra que asumirán estas en sus actividades económicas?

Descarga el PDF

AUTOR